¿Mujeres programadoras? ¡Laboratoria!
Tiempo estimado de lectura: 7 minutos

Hemos leído un excelente artículo publicado por nuestra compañera Daniela Romero Jiménez, donde nos anima a olvidarnos de las limitaciones de género, especialmente en el mundo de Tecnología de la Información, y nos pareció interesante continuar explorando este tema.

Hoy les presentamos un increíble proyecto de origen peruano llamado Laboratoria, reconocido a nivel mundial que apuesta por el futuro de jóvenes latinoamericanas en el área de tecnología y marketing digital.

Laboratoria

¿Qué es Laboratoria?

Una Empresa Social que identifica, capacita y encuentra trabajo a jóvenes mujeres de bajos recursos por medio de clases de programación, a través de un programa intensivo de 4 a 6 meses. Esta iniciativa de enseñanza en programación que creado oportunidades para jóvenes en Perú, Chile y México; mejorando considerablemente sus posibilidades económicas y las de sus familias.

Crear una alternativa educativa para jóvenes en situaciones socioeconómicas vulnerables llevó al equipo de Laboratoria a realizar convocatorias en distintas ciudades de Perú, brindar una oportunidad única a más de 400 estudiantes y expandir sus horizontes en otros territorios de Latinoamérica.

Laboratoria

¿Cómo optar por estudiar en Laboratoria?

Luego de participar en la convocatoria abierta, se realiza un riguroso proceso para seleccionar a las jóvenes, que reciben 6 meses de formación en desarrollo web acompañado también de desarrollo personal. Al finalizar, estarán preparadas para afrontar retos en el área digital, cambiando positivamente su futuro y el de toda su familia. En estadísticas, 65% de las “coders” como se denomina a las estudiantes, consiguen empleo luego del programa, y sus ingresos aumentan tres veces más.

Su método de enseñanza y trabajo responde a cinco pilares fundamentales

  1. Cuentan con un riguroso proceso de selección identificando a jóvenes con potencial de aprender desarrollo web. Para ello, aplican exámenes de razonamiento lógico y comprensión, evaluaciones socio emocionales y una semana de pre-admisión en la que reciben sus primeras clases y se confirma su interés por la tecnología.
  2. En Laboratoria trabajan de la mano con empresas locales y de Silicon Valley, para reconocer las tendencias del mercado. En la actualidad, trabajan con extender el programa de 6 meses a 2 años. Si bien en los primeros 6 meses ya las estudiantes pueden desarrollarse como desarrolladoras de frontend, continuar con sus estudios hasta los 2 años les dará la posibilidad de graduarse como Desarrolladoras Fullstack en JavaScript.
  3. El programa incluye también talleres para desarrollar las áreas más importantes de las estudiantes y dejar atrás aquellas inseguridades que puedan obstaculizar el aprendizaje. Para ello, se involucran a los padres y familiares, apostando por el apoyo hacia las estudiantes.
  4. Trabajan con el método “Agile” para optimizar los procesos de trabajo, el conocimiento del equipo y mejorar el desarrollo de cada alumna.
  5. Luego de conocer profundamente a cada estudiante, las que están listas para ejercer son conectadas con empresas interesadas; en una red de más de 400 empresas empleadoras. Además, luego se les brinda asesoría en sus primeros años de trabajo.

Laboratoria brinda estas jóvenes la oportunidad de desarrollarse no sólo a nivel profesional sino también personal, pues se trabajan las dificultades, fortalecen las competencias y se les brindan las herramientas para complementar su formación integral tanto a nivel personal como laboral.

Laboratoria

La historia detrás de Laboratoria

Laboratoria nació en 2014 mediante un programa piloto liderado por Mariana Costa, su esposo y uno de sus amigos de maestría. Ahora son un gran equipo de familiares y amigos que llevan programas en Arequipa, Lima, Chile y México.

Emprendiendo con su agencia de desarrollo web, descubrieron que la demanda de programadores era mucho mayor que los perfiles disponibles en el mercado laboral, y además que habían muy pocas desarrolladoras mujeres. En una entrevista brindada al portal aetecno, Mariana Costa contó el panorama al que se enfrentaron:

nos dimos cuenta de que se trataba de un sector donde el perfil de los desarrolladores era muy sui géneris. Lima, Perú y América Latina, en general, son economías muy conservadoras, donde para tener una carrera tienes que contar con un título de una universidad de prestigio, pero nos encontramos con un mundo en que nuestro mejor desarrollador era un chico autodidacta que solamente había terminado la secundaria, también contratamos a chicos con carreras muy diferentes que luego se habían convertido en desarrolladores.

Así que decidieron iniciar un programa piloto de unos cuantos meses capacitando a su propio talento, desarrolladores que pudieran crecer en su propia empresa y centrándose, además, en mujeres, “dado que habían tan pocas en la industria”.

Laboratoria

Hoy en día Laboratoria cuenta con postulaciones abiertas en varios países, y para 2020 espera haber empoderado mediante el aprendizaje de código a 10.000 jóvenes de toda América Latina. Uno de sus retos para lograrlo es encontrar el modelo de negocio que mejor funcione, y en ello están trabajando arduamente.

Como Daniela nos comentó, cada día son más las iniciativas que promueven la inclusión de mujeres en cargos y trabajos que tradicionalmente ejercen hombres, ¿No es genial? Además, Laboratoria no sólo apuesta por derribar los estereotipos de género sino también mitos sobre la experiencia-aprendizaje-educación en uno de los trabajos más complejos de las nuevas tecnologías, brindándonos una nueva perspectiva apenas con un tecleo de código.

Ver también: Una sociedad de la información que se construye sin Mujeres, Llega “Amazon Cash” y ¡Adiós tarjetas de crédito!, Haz que tu relación a larga distancia sea fácil con estas Aplicaciones

María Fernanda Toro

María Fernanda Toro

Licenciada en Letras, apasionada por la redacción creativa y el Marketing Digital. Convencida de que decirlo no basta, debe ser en el lugar indicado, con las palabras correctas y mucha creatividad.
María Fernanda Toro

Deja un comentario